Reposo, orientadora 2.0

 

A principios de año impartí una formación a orientadores sobre Redes Sociales y Empleo 2.0. A esta formación acudió Reposo.

Ella tenía claro que quería actualizarse en esta materia y poder así asesorar a las personas que atiende en su unidad.

 

El primer día, me comentó que los orientadores de la “vieja guardia” estaban en peligro y que los usuarios quieren a los orientadores que manejan las redes sociales.

Esta reflexión me vino muy bien como punto de partida ya que, entre todos, establecimos puntos clave cuando se habla de orientación y redes sociales:

1. Como profesionales de la orientación tenemos la obligación de diagnosticar y ser capaces de situar a la persona usuaria dentro del proceso de orientación.

 

2. La orientación basada en redes sociales (si podemos llamarla así) es algo que no existe y tenemos que hacer ver a nuestros usuarios que antes de lanzarse – a la calle, a Internet o a cualquier parte – hay toda una labor que hacer:

* objetivo profesional

* búsqueda de recursos para hacerse de un perfil competitivo

* darle forma a la propuesta de valor

* preparación de entrevistas

* cómo trasladar mis competencias y logros en cv, cartas de presentación y entrevistas

* desarrollo de competencias asociadas a la búsqueda de empleo

* etc.

 

3. La “vieja guardia” domina a la perfección todo este proceso y es, adaptándolo al modelo de mercado en el que nos movemos, la verdadera aportación de calidad que podemos hacerles a los usuarios.

Estas consideraciones iniciales tranquilizaron a Reposo y a parte de los compañeros orientadores que participaban en la formación.

Básicamente establecimos que las redes sociales y el empleo 2.0 son una de las vías de acceso al empleo, muy potente y con muchísimas posibilidades, pero no sustituyen el trabajo de base que hay que realizar en cualquier proceso de orientación.

Cuando hablo de procesos de orientación es algo que pertenece a las personas en búsqueda de empleo y NO a los orientadores.

Reposo estaba presente en Facebook y al finalizar decidió que su estrategia de posicionamiento y visibilidad se iba a centrar en potenciar Facebook y en ir adentrándose en LinkedIn.

 

Estrategia Inicial

Hablamos largo y tendido de que cualquier presencia en cualquier red social debe tener un objetivo(s) claro: definir por qué y para qué.

* ¿Por qué estás en las redes?

* ¿Para qué pretendes usarlas profesionalmente?

 

Las redes sociales tienen múltiples aplicaciones para la búsqueda de empleo:

* Son una ventana al mundo inigualable y nos permite contactar e incluso interactuar con multitud de personas, algunas difícilmente alcanzables A.RRSS. (Antes de las Redes Sociales).

* Nos permiten mostrar, cual escaparate, nuestro perfil profesional, los proyectos en los que hemos participado y los que nos interesan, incluso, parte de nuestra faceta personal.

* Vía de acceso a ofertas de trabajo y a información sobre empresas (cultura, valores, opiniones de antiguos trabajadores, etc.).

* Conocer novedades y eventos de tu sector.

* Crear comunidad y establecer con los contactos profesionales proyectos e iniciativas comunes.

* Recuperar contactos a los que habíamos perdido la pista.

Con este punto de partida Reposo, alumna aplicada, comenzó su travesía.

 

Enrique, a mí no me funcionan

Reposo expuso que su estrategia no estaba funcionando, los pocos “Me gusta” en sus publicaciones la tenían muy confundidas porque pensaba que:

1. Sus publicaciones eran interesantes.

2. Los contenidos propios que compartía (principalmente reflexiones sobre temas profesionales) tenían una calidad como para no pasar inadvertidos.

3. Observaba perfiles que publicaban información y contenidos con cierto parecido a los suyos y tenían una repercusión muy diferente.

 

Evidentemente, su público no era el adecuado y/o  sus publicaciones no eran las adecuadas para su público. Permitidme que no me centre en sus errores.

 

Manos a la obra

El trabajo que llevamos a cabo fue de boli y papel. Por cierto, me encanta la cara que ponen cuando les digo que apaguen los ordenadores y saquen folios que vamos a empezar.

En una carilla del folio Reposo escribió FACEBOOK y en la otra LINKEDIN.

 

Antes de esto, habíamos debatido y puesto en común las utilidades que cada red social pueden llegar a tener. Por mi parte, les expuse con detenimiento mi experiencia, cómo las utilizaba yo y errores que había cometido en casi 8 años de uso profesional.

 

Algunas conclusiones a las que llegamos fueron:

* Las redes sociales absorben tu tiempo si no tienes objetivos definidos.

* Son una vía rápida de acceso a ofertas y departamentos de recursos humanos.

* Hay perfiles en los que las redes NO son necesarias y para otros son obligatorias.

* La prudencia, sin que se pierda nuestra esencia, es buena compañera de viaje en redes sociales.

* Mejor estar presente en una o dos que en muchas sin trabajarlas como es debido.

* La presencia activa era una premisa importante, estar de espectadores le restaba efectividad.

* Lo privado no tenía lugar pero lo personal, sin excesos, complementado con nuestros valores nos hace aparecer reales y nos personaliza, esto nos aporta credibilidad.

* Hablar mal de otras personas, en las redes y en la vida, no nos aporta nada.

* Hablar de nuestros errores también nos hacer reales, de carne y hueso, y muestra cómo hemos identificado situaciones que no nos volverán a suceder.

 

Tomar conciencia

En este punto del taller mis alumnos están empezando a tomar conciencia de que han venido a una formación de redes sociales y empleo 2.0 y no van a abrir los ordenadores.

Boli, papel y mucho debate (quiero pensar que lo llevo al terreno que me interesa y me permite rematarlo con conclusiones e ideas que quiero que les queden claras).

Sus caras son un poema.

Como os contaba, estábamos con la actividad… en una carilla FACEBOOK y en la otra LINKEDIN.

 

En Facebook Reposo planteó que ella, orientadora laboral, lo utilizaría para:

1. Publicar información interesante en materia de empleo y formación.

2. Fortalecer su propia Marca Personal con la aportación de reflexiones propias y alguna que otra colaboración en un blog que ya le habían propuesto.

Para ello necesitaría estar en contacto con:

1. Profesionales que compartieran información interesante en materia de empleo y formación, fueran del sector que fueran.

2. Personas en búsqueda de empleo a las que le interesaran sus publicaciones.

 

LinkedIn Reposo lo utilizaría para acceder a ofertas de empleo que compartiría en LinkedIn y Facebook, para ello debería establecer contacto profesional con perfiles que compartan ofertas, profesionales de RR.HH y reclutadores. No le importaría conectar con personas en búsqueda de empleo.

 

El día finalizó con una puesta en común de cómo presentarnos en redes sociales, ya sabéis, foto formal, perfil completo, cortesía y agradecimientos… lo que viene siendo SENTIDO COMÚN.

 

Al acabar Reposo se acercó y me dijo que le había encantado y que se daba cuenta de muchos errores que había cometido. Al marcharse, sonrió y me dijo: «mañana ordenadores ¿verdad?».

Al empezar el segundo y último día de formación ninguno había encendido los ordenadores y les dije: “¿qué hacéis? Venga encended los ordenadores”. Se les iluminan las caras.

Pasamos toda la mañana trabajando, puliendo sus perfiles y empezando a poner en práctica la estrategia que cada uno había diseñado el primer día.

 

¿Cómo le va a Reposo cuando han pasado 10 meses?

Eso lo dejo para otro post o… lo mismo os lo cuenta ella.

 

Este post se publicó originalmente el 27/10/2017 en Bebee: https://www.bebee.com/producer/@enrique-cejudo-romero/reposo-orientadora-2-0

Puedes compartir en