Referentes profesionales

Necesitas referentes profesionales, es la mejor formación continua que puedes obtener.

 

Hace poco os hablaba de personas que inspiran. Estas personas hacen que quieras superarte y ser mejor, no tienen porque pertenecer a tu esfera profesional pero su capacidad de sacrificio, su éxito o vete tú a saber qué te motivan y te empujan a dar la mejor versión de ti.

 

Soy orientador laboral y formador, son mis dos principales áreas de trabajo, y os puedo asegurar que en la atención con personas desempleadas he aprendido muchísimo… cuántos casos reales he añadido a mi discurso, cuántas anécdotas, cuántas estrategias erróneas y cuántas acertadas que me han dado la experiencia para ser mejor compañero en el desarrollo profesional de las personas.

 

Hoy, me apetece agradecerles a todas estas personas la oportunidad que me han dado para crecer y ser mucho mejor profesional que hace 10 años… cuando me vestía de persona mayor para parecerlo.

Quiero hablaros también de otro tipo de referentes u otro tipo de personas que inspiran.

Son personas que pertenecen a tu esfera profesional y con las que compartís profesión, vocación o simplemente intereses profesionales.

Estas personas, para ti, son las mejores en estas temáticas comunes.

Dospuntecerolandia, ese mundo de redes sociales y virtualidad tiene muchas cosas buenas (otras no tanto) y de lo mejor que tiene es que mi red de contactos profesionales se ha multiplicado por 1000.

 

Antes, los profesionales de mi sector a los que tenía acceso eran los que me rodeaban físicamente, ya os hablé aquí y aquí de cómo he crecido profesionalmente poniéndome en modo esponja en los ámbitos en los que me muevo y trabajo.

 

Sin dejar de aprender de los que me rodean, he encontrado un chollo en las redes sociales, así como os lo cuento… me parece una barbaridad lo que aprendo de profesionales que comparten intereses profesionales conmigo y a los que, sin el mundo virtual, me hubiera resultado muy difícil incorporarlos a mi red de contactos profesionales.

 

Me he acercado a ellos a través de sus blogs, reflexiones en redes sociales, vídeos que graban, webinars, presentaciones en slideshare y un largo etcétera de posibilidades que la web 2.0 ha puesto a nuestra disposición para seguirlos y para que mostremos qué hacemos y cómo lo hacemos.

 

A estas alturas estoy seguro que entendéis lo que os quiero decir. No tiene nada que ver con copiarlos y tiene mucho que ver con incorporar a nuestro trabajo todo lo bueno que vemos en otros profesionales que abordan, en algún momento, temáticas como las que nosotros abordamos en nuestro trabajo.

 

Tengo tan claro esto que en una hipotética entrevista para acceder a un puesto (hablo de lo mío eh!) algunas cuestiones que preguntaría al candidato serían: ¿qué personas sigues o te parecen buenas en nuestro ámbito? ¿por qué? ¿qué has aprendido de ellas?

 

No se si seguimos todavía bajo el síndrome de la titulitis o por fin estamos de verdad en el tiempo del talento… ojalá sea así.

 

Tengo claro que igual que un buen MOOC puede aportarte mucho en tu desarrollo profesional, seguir a referentes de tu sector, escucharlos, casi estudiarlos, interactuar e incluir en nuestro trabajo todo lo bueno que podamos incorporar de cada uno de ellos nos hace mucho mejores profesionales.

 

Tenemos a nuestro alcance profesionales de primer nivel en cualquier área, para aprender e interactuar con ellos y, finalmente, incluso llegar a conocerlos en persona. Créeme es posible y más fácil de lo que piensas.

 

El listado de referentes profesionales que tengo es amplio, en Twitter los tengo ordenados por listas temáticas por si quieres echarle un vistazo desde aquí.

 

Además está vivo, en el listado los referentes pasan de primera a segunda fila en la medida que me voy sintiendo identificado con sus mensajes y su forma de trabajar o que tocan unas u otras áreas de trabajo y éstas coinciden con las mías. Pocas veces salen… siempre les sigo la pista.

 

Para acabar os voy a presentar a dos de las personas de las que más aprendo últimamente por si os habéis despistado y no lo seguís la pista.

 

El primero es David Barreda, al que algunas de mis compañeras y yo le agradecemos la línea constante que sigue en su blog mostrando cómo el entorno laboral ha cambiado y la labor del orientador y de quién busca empleo tienen que adaptarse también. Su blog es mucho más que esto así que no os quedéis con esta síntesis y echadle un vistazo sin miedo. Por cierto, está de vuelta. A David lo terminé conociendo en persona, es más fácil, es de Huelva.

 

La segunda es Elena Arnaiz, no es nueva ni mucho menos en esto pero, tal y como le he comentado últimamente en las redes, ha empezado el nuevo curso escolar con una potencia y una claridad en los mensajes que proyectan sus posts que me encanta y están muy en la línea de cómo me gusta a mí enfocar estos temas. A Elena no la conozco en persona, es asturiana, pero intuyo que queda poco.

 

¿Y tú? ¿Tienes referentes profesionales y aprendes de ell@s?

 

 

Puedes compartir en