El miércoles pasado participé en un evento para orientadoras del Plan de Empleo de Cruz Roja: #EmpleandoDigitalCR. Hablar sobre cómo entiendo yo la orientación en pleno siglo XXI es para mí un privilegio y una responsabilidad. 

El evento se celebró en la sede de la SGAE en Madrid y tuve la suerte de compartir escenario con la mayoría de las personas de las que he aprendido, y sigo aprendiendo, todas las novedades que voy introduciendo en mi trabajo de orientación:  David Barreda, Eva Collado, Marta Grañó, Guillem Recolons, Elena Arnaiz y Andrés Pérez Ortega

Este evento ha sido, hasta el momento, el acto de mentalidad Knowmad más potente que recuerdo por parte de una entidad que gestiona programas de empleo… chapó a las personas que lo han hecho posible: Lara Vidal y Sara Serna a la cabeza. 

El punto de partida siempre es el mismo, lo que voy a contar, lo que conté en Madrid a las compañeras de Cruz Roja lo hago en representación de un grupo que me acogió hace más de 10 años y que me ha inoculado la pasión por mi trabajo. Son mis compañeras del CRO de Sevilla: Patri, Tere, Susi, Conchi, Cristina, Aurora, Eduardo o Carlos

En mi trabajo hago orientación directa a personas en búsqueda de oportunidades profesionales. También imparto formación inicial y continua y realizo la evaluación del desempeño a orientadoras de la provincia de Sevilla. 

(Sí, cuando en un plural ellas son mayoría hablo en plural femenino). 

No me considero ejemplo de nada, pero lo que os puedo decir es que muchas de las cosas que hago las pongo en marcha fuera de mi horario laboral, algunas incluso a costa de días de vacaciones. 

No le deis más vueltas, es pura vocación

Un modelo de orientación adaptado al tiempo que vivimos 

Hace 12 años que trabajo como orientador y todos los cambios que se han producido me han cogido ya trabajando. 

Un día tomé una decisión, por responsabilidad profesional, probaría conmigo mismo todas las estrategias y herramientas de las que tenía que hablar a usuarios y orientadoras. 

Se me caía la cara de vergüenza pensando en que podría aconsejar estrategias y herramientas que yo mismo no he probado. 

Y me aterraba pensar que por no ser un profesional actualizado las personas pudieran perderse oportunidades

Me ha costado mucho hacerlo, muchas de las cosas las he hecho fuera de mi horario laboral, pero lo he conseguido. Hoy día todo lo que os cuento y todo lo que hago con las personas que acompaño es fruto de mi propia experiencia.  

“No hay nada que tenga más poder que contar algo que has vivido”. 

Guillem Recolons

La orientación NO es 

Ayudar no es orientar, sentirnos útiles no es el sentido que tiene nuestro trabajo, ¡ojo! como yo lo entiendo. Nuestra función la entiendo orientada a hacer sentir útiles a las personas que acompañamos, acompañarlas en ese proceso de descubrimiento. 

Convertirnos en las secretarias personales de las personas que acompañamos no es orientar. 

Técnica de empleo de Cruz Roja aún por identificar… manifiéstate!

Dar directorios de empresas o ETT para que hagan mil fotocopias de CVs que son un listado de experiencias y formaciones y los entreguen sin una pizca de personalización, como si fueran folletos de publicidad, no es orientar 

¿Sabéis qué? Pues que estas cosas que os digo que NO son orientación pueden hacerlas muchas personas que no tienen por qué ser orientadoras. 

Cambio de rol, cambio de paradigma. 

Hasta hace poco éramos profesionales expertas en las personas, pero hoy eso ya no es suficiente. Tenemos que ser expertas en cómo se mueve el mercado y las empresas y ser el puente que una esas dos realidades. Como dice mi admirada amiga Elena Arnaiz, en un mundo ideal, las formaciones que se propusieran deberían salir de nuestras propuestas. Conocemos qué necesita el mercado y las empresas, conocemos qué tienen las personas… pues vamos a proponer qué falta para que se produzca una unión fuerte y preparada para afrontar el futuro. 

Lo sé, dejo ya de soñar. 

¿Os acordáis de la BAE? Búsqueda activa de empleo ¿o de la búsqueda proactiva de empleo? Hace no mucho, no más de dos años, que el maestro Barreda le daba un matiz diferente al concepto cambiando activa por proactiva, pues bien, hoy ya tampoco es suficiente. Las estrategias que establezcan las personas que acompañamos tienen que basarse en ofrecer soluciones, ofrecer beneficios. Tenemos que ofrecer nuestra propuesta de valor adaptada. 

Cuando hablo de propuesta de valor, hablo de comunicar nuestra valía, del valor que podemos aportarles a las empresas o clientes con los que queremos trabajar. Explicar quiénes somos y lo que hacemos, pero sobre todo cómo esa empresa o cliente va a salir ganando si nos elige a nosotros. Es el punto más importante de cualquier estrategia de búsqueda de oportunidades profesionales. 

Así el término ha evolucionado y se ha convertido en Propuesta Proactiva Profesional, que pivota sobre la propuesta de valor y que hace atractivos y necesarios nuestros servicios a empresas y clientes. (Me comprometo a hablar con más calma de este concepto). 

Orientación a lo largo de toda la vida, accesible y efectiva. 

Los procesos de orientación han dejado de ser finalistas. Que una persona encuentre empleo ni significa que le vaya a durar toda la vida, ni significa que sea el empleo deseado. Tenemos que encaminarnos a una orientación a lo largo de toda la vida donde seamos capaces de acompañarlos para establecer un proyecto profesional sabiendo que puede ser redefinido en cualquier momento.  (No dejes de leer este post de Maxi Peñas)

Un proyecto profesional es un planteamiento a largo plazo

El proceso no podemos olvidar que tenemos que hacerlo sostenible, que no ahogue a las personas, que nadie se sienta cuestionado y que seamos realistas a la hora de ofrecer soluciones que hagan posible establecer proyectos a largo plazo mientras se pagan facturas a corto plazo. (Ya hablaba Andrés Pérez Ortega de esto en 2007)

Una orientación accesible y efectiva se centra en el propio proceso, ahí está el verdadero valor, no pueden depender del resultado, primero, porque los resultados en esta carrera de fondo serán parciales y muy rara vez definitivos y, segundo, porque los resultados no dependen de las personas que acompañamos y mucho menos de nosotros

El proceso, planteado de esta manera y siendo siempre personalizado, es para todo tipo de personas, pertenezcan temporalmente al colectivo que pertenezcan. Esto nos lo tenemos que creer porque sólo así podremos trabajar con todas y cada una de las personas con un objetivo común, un proyecto profesional que dote de sentido a todas las acciones que se vayan realizando. 

Comunicación de la propuesta de valor 

El CV ha dejado de ser un simple listado de nuestras experiencias profesionales y formaciones pasadas y debemos convertirlo en una herramienta de comunicación de nuestra propuesta de valor.  

Hagamos del CV una herramienta valiosa, no sé si terminará desapareciendo, pero que tal y como lo hemos conocido tiene muy poca utilidad es una evidencia que constatamos todos los días. 

Además de la necesaria evolución de la herramienta, ser conscientes de la importancia que, el denominado CV social, ha tomado en los últimos años y que se compone de: 

  • La actividad que llevemos a cabo en redes sociales y profesionales, blogs y demás plataformas. 
  • Las relaciones que seamos capaces de generar fuera y dentro de la red. 
  • La reputación que nos avale fruto de nuestra actividad y nuestras relaciones. 

Knowmads orientando a knowmads 

Debemos ser los primeros en adoptar una mentalidad Knowmad y las competencias para hacer frente a la transformación digital que nos está engullendo sin que algunos se den cuenta. Para poder orientar a profesionales con mentalidad Knowmad no tenemos más remedio que convertirnos en un profesional con mentalidad knowmad

Un Knowmad adopta e interioriza una mentalidad líquida que le permite ser flexible y adaptarse mejor a los cambios y necesidades de los nuevos tiempos. Es ágil en su respuesta, creativo, innovador, social y sociable. Trabaja y piensa en red, desde cualquier lugar. Difunde y comparten su conocimiento, sabe gestionar el cambio, gestionansu marca personal y se apoya en herramientas digitales (Symbaloo, Feedly, Google Drive, One Drive, Trello o Google Calendar por nombrar algunas de las que utilizo en mi día a día). 

A pesar de ser evidente quiero recalcar que las competencias clásicas, las que definían a una orientadora, siguen estando muy vigentes y son la base sobre las que asentar esta forma actualizada de entender la orientación. 

Orientación VUCAcional 

En Orientación VUCAcional, no hablamos de profesiones concretas, no puedo saber con certeza qué profesiones son las que ocuparán el futuro y hacer predicciones es peligroso. 

Lo que sí podemos trabajar con las personas son las competencias que permitan afrontar, con las máximas garantías posibles, este entorno VUCA. 

Nuestra labor debe centrarse en ayudar y acompañar en la identificación y entrenamiento de estas competencias y cómo encajar todo eso en el mercado de trabajo actual. 

Orientación y Marca Personal 

Tenemos una vinculación doble entre Orientación Profesional y Marca Personal

  • Primero, somos como cualquier otro profesional y esto, si queremos hacer una gestión adecuada de nuestra trayectoria profesional, nos obliga a gestionar nuestra Marca Personal para movernos con frescura, habilidad y criterio en un mercado tan cambiante y tan competitivo, para estar en la mente de quien pueda necesitar nuestros servicios, con una propuesta visible, clara y útil. #AutoGestión 
  • En segundo lugar, trabajamos con personas que buscan oportunidades profesionales y, a estas alturas, espero que quede claro que es una temeridad no introducir en nuestro trabajo conceptos como Marca Personal para poder acompañar a estas personas desde nuestra propia experiencia. #ResponsabilidadProfesional 

Tarde o temprano, acudirán a solicitar nuestros servicios como profesionales de la orientación en función de lo que hayamos demostrado que somos capaces de aportar, del valor que somos capaces de generar en las personas. #EstoEsImparable 

Estamos en la obligación de gestionar de nuestra trayectoria, ser capaces de comunicar qué podemos hacer por las personas que confían en nosotros y tener el compromiso de no desistir hasta conseguirlo. #PongamosNuestroValorAlServicioDeLasPersonas 

Agentes de cambio 

Como decía Lara Vidal en este post: «sólo nos dedicamos a cambiar a mejor la vida de las personas».

Somos agentes de cambio en un mundo en constante cambio… no cabe otra que actualización constante. Y en el tiempo que nos ha tocado vivir la vía más eficaz para mantenerse actualizado son nuestros propios entornos personales de aprendizaje. Desaprender para volver a aprender, también en orientación laboral… varias veces a lo largo de nuestra vida laboral. 

Por eso te estoy buscando a ti, necesito personas en las trincheras que nos ayuden a interpretar la realidad, que nos ayuden a enriquecer nuestros entornos personales de aprendizaje, que nos ayuden a procesar la información y hacerla accesible a las personas que se encuentran en situaciones vulnerables. Muchas ya se habéis sumado a este carro y a las que no sólo puedo deciros: OS NE-CE-SI- TA- MOS

¿Qué hace la orientación laboral en el siglo XXI? 

Ayuda a las personas que acompañamos a identificar sus necesidades y tiene un catálago de recursos y herramientas que les permite cubrir esas necesidades.

Interpreta a los y las más grandes, a los y las referentes, los hace accesibles a quienes no llegarían a ellos de otra manera. Interpreta sus mensajes, los adapta si es necesario y los lleva a las trincheras, y los hace llegar a todas esas personas con las que trabajamos día a día. 

¿En qué se basa un proceso de orientación laboral en el siglo XXI

  • En realizar acompañamientos efectivos, como nos cuenta David Barreda
  • En cómo el mercado actual está en constante cambio para lo que necesitamos nuevas competencias y desarrollar y actualizar algunas de las que ya tenemos, como nos cuenta Eva Collado
  • En que la actitud emprendedora es una característica del profesional del siglo XXI independientemente de que trabaje por cuenta ajena o propia, como nos cuenta Marta Grañó
  • En ayudar y acompañar a las personas para que desarrollen todo su talento, en que las oportunidades llegan cuando empieza la acción, tarde o temprano, llegan… pero siempre fruto del movimiento y de haber pasado a la acción, como nos cuenta Elena Arnaiz
  • En saber utilizar los medios digitales para posicionarnos y captar la atención de las empresas, como nos cuenta Guillem Recolons
  • En dejar una huella positiva y memorable que nos genere oportunidades laborales, como cuenta Andrés Pérez Ortega

Seguro que sabéis que estos referentes hablan de esto y de muchos otros temas que nos interesan y, seguro que también sabéis, que hay otros muchos referentes que tenemos que seguir para hacer llegar su mensaje a las personas que acompañamos como pueden ser la mayoría de los que Víctor Candel enumera en esta lista.

Futuro laboral asegurado 

Ni vosotras ni yo, ni mucho menos las personas con las que trabajamos tienen su futuro laboral asegurado. Nos podrá gustar más o menos, pero es el momento que nos ha tocado vivir. En esta situación ¿podemos permitirnos no hacer una orientación adaptada al siglo XXI?  Recordad siempre que de la zona de confort no se sale, de la zona de confort te echan y mejor estar preparados para cuando eso ocurra ¿no créeis?

Para ti 

No suelo dedicar los posts que escribo, como si fueran canciones, pero este en concreto quiero dedicarlo a todas esas personas que día a día acompañan a otras personas, a veces, con una burocracia y en unos contextos nada favorables pero que, aun así, hacen verdadera orientación contra viento y mareaGRACIAS

Enrique Cejudo, orientador de orientadores.

Puedes compartir en